jueves, 28 de agosto de 2008

LA BIODIVERSIDAD Y EL MEDIO AMBIENTE

La diversidad biológica o biodiversidad es la variedad de seres vivos que existe en una región, la cual ha interesado siempre al humano, por su necesidad de sobrevivir, lo cual llevó a interesarse por identificar los elementos vivos de su entorno para poder aprovecharlos y manipularlos, el estudio de la biodiversidad puede hacerse en tres niveles:
Diversidad de ecosistemas. Consiste en conocer los diferentes paisajes y en cada uno la gran riqueza biológica (monera, protista, hongos, plantas y animales), así como la función que cada grupo de organismos realiza en el lugar.
Diversidad de especies. Comprende la heterogeneidad de formas vivientes que se manifiestan por medio de la abundancia relativa de especies distribuidas en diferentes comunidades.
Diversidad genética. Permite identificar el caudal de diferencias genéticas que caracterizan las diversas poblaciones que integran una especie.
El conocimiento de la diversidad biológica es requisito prioritario para que las sociedades humanas comprendan que es posible obtener los satisfactores para su subsistencia sin alterar o deteriorar sustancialmente lo que la naturaleza ha logrado en millones de años de evolución biológica.
Aún se ignora en gran parte la biodiversidad de México, sin embrago se conoce la destrucción de ecosistemas y la extinción masiva de especies que se lleva a cabo cada vez con mayor rapidez, en especial en los países tropicales como el nuestro, que son los que poseen los máximos niveles de diversidad.
En todo el mundo han sido identificadas y denominadas alrededor de 1,400,000 especies de seres vivos, de los cuales 800,000 son insectos ( 54%), 250,000 son plantas (18%) y 43,000 corresponden a vertebrados (3%); en el resto quedan incluidos los demás animales, los hongos, los monera y los protista (Toledo y Ordóñez, 1998 ).
Como ejemplo puede citarse la flora mexicana de plantas vasculares, estimada en 30,000 especies, que supera las 18,000 reconocidas para Estados Unidos, 20,000 para el territorio de la ex Unión Soviética; 26,000 de China y 12,000 especies diferentes en toda Europa (Mittermeier et al, 1997; pp. 17– 32).
En el caso de la fauna, las aves mexicanas son casi 1,000 especies, en tanto que Estados Unidos y Canadá juntos cuentan con 650. Estos mismos países poseen 700 especies de mariposas, mientras que México tiene 2,500 especies de estos insectos (Ramamoorthy, T.P: et al., 1998).

Todo lo anterior conlleva a observar la importancia que tiene el conocer y cuidar la gran biodiversidad de los seres en diferentes regiones geográficas del planeta, lo cual ha sido el resultado de muchos años de estudio, observación y consolidación de una disciplina rama fundamental de la Biología, que es la Ecología.