jueves, 28 de agosto de 2008

Biosfera

Ahora debemos ocuparnos de la definición de biosfera, que etimológicamente significa "esfera de vida", pero que como termino más amplio y científico describe a la parte de nuestro planeta donde los organismos vivos están en constante interacción con el medio físico, al que se suman para integrar un todo, equilibrándose, por consiguiente, la aportación de energía procedente del Sol y la perdida de calor en el espacio interplanetario. Se admiten, convencionalmente, los siguientes limites a la biosfera: 5000 m de altitud positiva (sobre el nivel del mar) y 3,300 m de altitud negativa (bajo el nivel del mar), como zona representativa.
Un nuevo termino empleado actualmente, de significado ecológico, es el de ecósfera que corresponde a la región del espacio situada alrededor del Sol en la cual las temperaturas imperantes permiten la existencia de vida. El planeta Ve­nus se localiza en el límite interior de la ecósfera y el planeta Marte cerca del borde exterior.
Es oportuno mencionar que se emplea el concepto biotopo para aludir al espacio físico en el que se desarrolla una biocenosis.
Son ejemplos de ecosistemas un bosque, un lago, un desierto y un manantial.
En un nivel más complejo y extenso, se debe tomar a la biosfera como un solo ecosistema, ya que cualquier cambio operado en una de sus partes, altera las demás.
En el siguiente esquema se aprecia que en el ecosistema, también llamado sistema ecológico, ocurre un intercambio continuo entre sus componentes, tanto bióticos (organismos) como abióticos.

Pero cada uno de ellos tiene sus propias características:
a) Autótrofo, organismo que se nutre por si mismo ya que emplea sustancias inorgánicas sim­ples, transforma energía luminosa y elabora sustancias complejas.
b) Heterótrofo, es aquel que se alimenta de otros, emplea materiales complejos, los cuales descompone.
c) Sustancias inorgánicas, que son la materia prima esencial para la producción de compuestos orgánicos y que circulan en los ciclos biogeoquímicos, los cuales enlazan lo vivo con lo inerte.
d) Sustancias orgánicas, que son de gran importancia en las múltiples funciones vitales y que, por lo tanto, sostienen y promueven los reinos vivientes.
e) El elemento climático, que con todas sus acciones (térmicas, acuosas, dinámicas, etc.) determina en buena medida las características del ecosistema.
f) Desintegrador, que como lo sugiere su nombre, simplifica compuestos para luego absorberlos, lo cual permite a los productores el empleo de sustan­cias simples; dichos productores retardan o estimulan la acción de algunos otros componentes bióticos.