jueves, 29 de enero de 2009

METAPHYTA

Las Metafitas se han extendido a todos los ámbitos terrestres y acuáticos gracias a sus posibilidades de adaptación que les ha conferido la evolución.
Partiendo del supuesto que las Metafitas tuviesen su origen en el medio acuático, la evolución tuvo que provocar la aparición y modificación de estructuras que les permitió resolver el problema que planteaba el dominio del medio terrestre y que implicaba:
· a) un control de la cantidad de agua interna para mantener sus funciones vitales
· b) un sistema especializado para el transporte de nutrientes
· c) resistencia mecánica y medios de fijación al sustrato terrestre
· d) mecanismos para la adquisición de los nutrientes existentes en el medio terrestre
· e) independencia del medio acuoso, para realizar la reproducción.

Phylum Tracheophyta
Las traqueofitas o plantas vasculares incluye a:
Plantas sin semilla: Helechos o Filicíneas,
Plantas con semilla: Gimnospermas o coníferas, Angiospermas o plantas con flores.
Se les conoce como Traqueofitas (trachia, conducto; phyton, planta) por presentar dos tipos de tejidos conductores: el xilema y el floema.
El xilema (xilon, madera) está compuesto por células que conducen agua y sales minerales, llamadas traqueidas, cuyas paredes pueden estar perforadas facilitando el transporte de agua y otras sustancias. La dirección del movimiento es ascendente, de las raíces a las hojas; las traqueidas en su mayoría son células muertas y proporcionan además rigidez y resistencia a la planta.
El floema (phloos, corteza) está compuesto por un tipo de célula alargada llamada elemento criboso. La dirección del movimiento es descendente, de las hojas a las raíces.

Plantas sin semilla
Helechos
: de las plantas que no presentan semillas, son las más numerosas. Comprenden más de 12 mil especies y su reproducción es por medio del ciclo de alternancia de generaciones en el cual predomina la fase asexual (esporas) sobre la sexual; crecen en gran variedad de ambientes, los hay en las tierras húmedas, en los bosques, en los campos abiertos, en los árboles y en los riscos.
Sus hojas son muy conocidas y se les llaman frondas; se originan de un tallo horizontal llamado rizoma, que almacena alimento y da origen a nuevas frondas. De los rizomas crecen unas raíces pequeñas que fijan a la planta y absorben agua y minerales.

Plantas con semilla
Son plantas vasculares que se reproducen al formar semillas; hay más de 200 mil especies, se encuentran en la mayoría de los ambientes terrestres y en muchos ambientes acuáticos.
Las plantas con semilla se dividen en dos grupos, de acuerdo al lugar en donde se desarrolla la semilla:

Gimnospermas
(Gymnos, desnudo; sperma, semilla): la mayoría son conocidas con el nombre de “pinos”, presentan óvulos y semillas desnudas, es decir, los óvulos no se encuentran encerrados en ovarios ni las semillas en frutos.
Se les denomina coníferas (portadoras de conos) debido a que presentan estructuras formadas por hojas modificadas llamadas conos (masculinos y femeninos claramente distintos en el mismo árbol). Los conos femeninos llevan los óvulos, los cuales necesitan ser polinizados para transformarse en semillas.
Cuando las semillas maduran (lo que en algunas especies tarda más de un año en suceder), los conos se vuelven pardos, secos y leñosos, las escamas del cono se separan y las semillas caen al suelo donde, si las condiciones son adecuadas, germinarán.
Los conos masculinos son pequeños, de color amarillo brillante o rojo y crecen en el extremo de las ramas inferiores; producen polen en cantidades enormes, el cual es arrastrado por el viento hasta los conos femeninos. Los conos femeninos son llamados comúnmente “piñas” (se utilizan como adorno en navidad, algunas “piñas llegan a medir hasta 60 cm de largo”).
Las hojas de la mayoría de las coníferas son como agujas pequeñas y escamosas; la mayoría de las coníferas son siempre verdes porque cada año pierden algunas agujas, pero retienen la mayoría de ellas.
Las coníferas crecen como árboles o arbustos, algunas pueden alcanzar una altura hasta de 120 metros como las secoyas gigantes de California (Sequoidendron giganteum)

Otras coníferas son los pinos y abetos. Debido al valor de las coníferas para obtener madera y producir papel, muchos de los bosques donde habitan, se talan de forma inmoderada repercutiendo negativamente en el ecosistema. Angiospermas
Agrupadas bajo este nombre (angeion; vasija, sperma; semilla) se calculan 215 mil especies y son las plantas con flores. Una parte de la flor es el ovario que contiene los óvulos. Después de ser fecundado, el óvulo se transforma en semilla y el ovario que lo rodea madura hasta convertirse en una estructura llamada fruto.
La flor es la característica de las angiospermas y aumenta las posibilidades de la planta para tener una reproducción exitosa.
Las plantas con flores incluyen árboles, arbustos, enredaderas, hierbas, plantas flotantes, pastos, maíz etc. Se encuentran en los desiertos, bosques, pantanos y hasta en agua salada.

Las angiospermas se dividen en dos grupos de acuerdo al número de “hojas primarias” o cotiledones que posea la semilla:
a) Dicotiledóneas: cada semilla posee dos cotiledones, hay cerca de 170 mil especies, de las cuales las más conocidas son los árboles, arbustos y plantas pequeñas no leñosas como las rosas.

b) Monocotiledóneas: cada semilla contiene una hoja primaria, hay aproximadamente 45 mil especies que incluyen a las gramíneas (granos como trigo, arroz y maíz) y a las orquídeas.
Además del tipo de semilla, hay otras diferencias entre dicotiledóneas y monocotiledóneas. Muchas de estas diferencias se observan a simple vista, como las nervaduras en las hojas de las plantas. En general, las dicotiledóneas tienen una nervación reticulada (en forma de una fina red) y la mayoría de las monocotiledóneas tienen una venación paralela (paralelinervia).
Las hojas son apéndices del tallo y por lo general tienen un tallo pequeño llamado pecíolo que lo une con la lámina foliar u hoja propiamente dicha. Las hojas de dicotiledóneas son pecioladas y las monocotiledóneas no pecioladas o sésiles.
Otra diferencia entre dicotiledóneas y monocotiledóneas es el número de partes y estructuras florales que se encuentran en la planta. Generalmente las dicotiledóneas tienen sus partes en múltiplos de cuatro o cinco. Las monocotiledóneas en número de tres o sus múltiplos.
Para poder notar otras diferencias se necesita realizar un examen cuidadoso de las partes de la planta, por ejemplo, una sección transversal de un tallo visto bajo el microscopio para observar el patrón de arreglo del tejido vascular que es diferente en dicotiledóneas y monocotiledóneas.

Una Flor típica consta de cuatro capas o verticilos unidos al extremo modificado del tallo llamado receptáculo. Los verticilos son:
1. Cáliz: representa el primer verticilo floral por ser el más externo o inferior. Está formado por hojas modificadas denominadas sépalos.
2. Corola: representa el segundo verticilo floral en orden ascendente; está formada por hojas denominadas pétalos que en general presentan modificaciones muy variadas en color y forma.
3. Estambres: forman un verticilo que se encuentra dentro de la corola. Cada estambre tiene un pedicelo delgado o filamento, en cuya parte superior se encuentra una antera, que es el órgano portador de polen. El verticilo o agrupamiento de estambres se denomina androceo.
4. Gineceo: constituido por los carpelos que forman el pistilo con tres partes: una porción basal extendida, el ovario, es una estructura hueca que puede tener una o varias cámaras llamadas lóculos, para contener los óvulos; el estilo, un pedicelo delgado que sostiene al estigma, lugar en donde se deposita el polen.