sábado, 21 de marzo de 2009

Métodos anticonceptivos.

El criterio para recomendar y utilizar un método anticonceptivo en los jóvenes y adolescentes es muy diferente del empleado para las personas de mayor edad. En la vida sexual de los jóvenes hay que tomar en cuenta diversos factores como la frecuencia de actividad sexual, el desarrollo físico y emocional, el tipo de pareja (si es estable o no), así como la actividad y la motivación para la utilización de los métodos anticonceptivos.

Clasificación. Podemos clasificar todos lo métodos y técnicas anticonceptivas en diversos grupos según determinadas características: los anticonceptivos de barrera física, de barrera química, los anticonceptivos hormonales, los dispositivos intrauterinos (DIU), los métodos naturales y los métodos quirúrgicos o definitivos. Muchos de estos anticonceptivos pueden ser en realidad una mezcla o combinación de dos o más métodos y cada uno de ellos tienen las indicaciones de uso para obtener buenos resultados y alcanzar su máxima efectividad.

Anticonceptivos de barrera física.
Preservativo o condón. Hay preservativos masculinos y femeninos. Los preservativos para hombres consisten en una funda de látex que se coloca sobre el pene en estado erecto a manera de funda en el momento anterior al coito. En el caso del preservativo para mujeres, consiste en una especie de saco de poliuretano prelubricado y suave, con dos anillos: uno se inserta en la vagina y el otro cuando está en su lugar permanece justo fuera de la vagina.

Anticonceptivos de barrera química.
Óvulos, espumas, jaleas, cremas y tabletas vaginales espermaticidas. Estos anticonceptivos de barrera son sustancias que se deben colocar antes del coito en el fondo vaginal. Su principal mecanismo de acción es la inmovilización de los espermatozoides. La combinación de dos anticonceptivos, por ejemplo, condón y óvulo, o condón y espuma aumenta la eficacia y el grado de seguridad para evitar la concepción, y es lo más recomendable para los adolescentes y jóvenes. También para el periodo fértil del ciclo menstrual debe utilizarse una combinación.

Anticonceptivos hormonales. Dentro de este grupo de anticonceptivos hormonales, se distinguen dos tipos básicamente semejantes, pero que difieren en su vía de administración y dosificación. Son: la píldora y, los hormonales de depósito o inyectables. Tanto la píldora como los de depósitos, están hechos con hormonas sintéticas muy semejantes a las que son producidas en el organismo femenino. Su principal mecanismo de acción es el de suprimir la ovulación, así como propiciar en el sistema reproductivo condiciones desfavorables para el transporte de espermatozoides y la implantación de un posible óvulo fecundado.

Dispositivo intrauterino (DIU). Este es un pequeño dispositivo de plástico que puede tener por lo general tres diferentes formas: espiral, de “T” o de “Y”, muchas veces esta rodeada de un hilo de cobre. Se inserta en la cavidad del útero directamente en contacto con el endometrio. Su mecanismo de acción es el de provocar una reacción inflamatoria constante y no propiciar condiciones favorables para la anidación de un embrión.

Métodos naturales

a) Método del Ritmo. Este es un método que se basa en la periodicidad del ciclo menstrual de la mujer y en la determinación de los días fértiles y no fértiles del mismo. Como ejemplo general se toma un ciclo ideal de 28 días, contando como el día uno del ciclo al primer día de sangrado menstrual, y contando unos 14 días (aproximadamente la mitad del ciclo; es decir, 14 días antes de la próxima menstruación), para considerar que se efectúa la ovulación, pues son los días más fértiles. Método de alto riesgo a embarazo y ITS.
b) Método de Billings o moco cervical. Consiste en reconocer el flujo que produce el cervix o cuello uterino en los días previos a la ovulación. Este flujo es transparente y muy elástico, parecido a la clara de huevo. Es un modo más certero de reconocer los días más fértiles en el ciclo, pro requiere de un buen entrenamiento en el reconocimiento de los flujos vaginales y una alta motivación para dicha labor. Tampoco es un método exitoso. .
c) Método de la temperatura basal. Como su nombre lo indica, se sustenta en la toma de temperatura basal del organismo femenino. En general se sabe que el día de la ovulación, el cuerpo aumenta entre medio y un grado la temperatura basal corporal y permanece así casi hasta la presencia del sangrado menstrual. Esto se debe a los cambios en los niveles hormonales propios del ciclo menstrual.
d) Coito interrumpido. Es otro método usado con frecuencia pero con elevada incidencia de fracaso, debido principalmente a que requiere de una gran concentración mental y conocimiento fisiológico de la eyaculación por parte del hombre. No se recomienda en absoluto pues aunque se retire el pene de la vagina, una pequeña gota lubricante y limpiadora, secretada por el varón cuando empieza la excitación, puede haber depositado en el sistema reproductor femenino muchos espermatozoides antes de la eyaculación.

Métodos anticonceptivos quirúrgicos o definitivos.

Vasectomía. Este procedimiento se realiza en el aparato reproductor masculino. Consiste en realizar un corte a nivel del trayecto del conducto deferente a unos centímetros por arriba y después del epidídimo, y un amarre de los extremos para que de esta manera sea interrumpido el paso de los espermatozoides hacia las vesículas seminales.

Salpingoclasia. La ligadura de trompas, como también se denomina a la salpingoclasia, es una intervención quirúrgica mediante la cual se cortan y sellan las trompas uterinas, lo que tiene como fin evitar el encuentro de óvulo y espermatozoide para evitar la fecundación. La eficacia de esta técnica rebasa el 99% y no interfiere en absoluto con la producción hormonal, menstruación o menopausia; aunque en raras ocasiones, debido a errores por parte del cirujano, se ha observado que los conductos vuelven a unirse tras la intervención.
Existen dos técnicas para realizar la salpingoclasia: minilaparatomía y laparoscopía.
(lapar- gr. 'costado ventral' + -o- gr. + -skopía - gr. 'inspección', 'examen visual'.
salping- gr. 'trompeta' gr. cient. 'trompa de Falopio', clasto, romper)
La salpingoclasia consiste en hacer pequeña incisión en abdomen para localizar las trompas, posteriormente se extrae una porción de ellas y se sellan sus extremos. Para poner en práctica el segundo procedimiento, se requiere introducir dióxido de carbono o gas de óxido nitroso para crear un espacio entre intestinos y abdomen, después, se incorpora por debajo del ombligo fino aparato llamado laparoscopio, que es un tubo delgado (del tamaño de una pluma estilográfica) de acero inoxidable provisto de fibra óptica que ilumina la zona a tratar y proporciona al médico buena visión de los órganos pélvicos. Debajo de la primera incisión se practica otra del mismo tamaño para introducir instrumentos que cortan y coagulan las trompas mediante corriente eléctrica.