martes, 30 de septiembre de 2008

Sucesión ecológica

Siempre hay perturbaciones en el paisaje forestal, ya sean debido o no a la acción directa de los humanos. Los bosques pueden ser cortados, quemados o inundados pero, si las condiciones son apropiadas de nuevo, eventualmente la tierra desnuda empezará a volver a ser un bosque.
Sin embargo, esto sucede gradualmente y muy lentamente. Antes de que se establezcan los árboles, primeramente el área debe ser colonizada por gramíneas y arbustos. Estas primeras plantas que aparecen son llamadas plantas “colonizadoras” (o pioneras), y necesitan ser resistentes y de crecimiento rápido para poder sobrevivir en las condiciones frecuentemente desfavorables que se encuentran en áreas recientemente alteradas. Las plantas colonizadoras son el primer paso para cambiar de nuevo un área alterada en un bosque. Gradualmente ellas son reemplazadas por arbustos mayores y árboles que toman más tiempo para crecer proceso llamado sucesión ecológica. Los patrones de sucesión son relativamente predecibles en la mayoría de las áreas. Siempre se establecen primero las gramíneas y otras pequeñas plantas, seguidas por una serie de vegetación que conduce finalmente al "bosque climático". Cualquier región particular tiene su propio conjunto de especies climáticas, que son las plantas que están mejor adaptadas al área y que persisten luego de haber terminado la sucesión, hasta que otra alteración suceda en el área.
Las especies colonizadoras crecen rápidamente cuando se altera un área. Cada metro cuadrado de suelo saludable puede contener hasta 1000 semillas en estado latente. Cuando se elimina la vegetación, muchas de estas semillas germinan inmediatamente. Si se vuelve a eliminar la vegetación y se remueve el suelo superficial, el área permanecerá desnuda y es susceptible a una erosión severa.
Frecuentemente, se les llama "malezas" a las gramíneas y otras plantas que sirven como colonizadoras; el crecimiento subsiguiente de arbustos es considerado como de arbustos "indeseables". Pero sin estas etapas intermedias, el hábitat alterado no puede regresar al bosque natural. Por ejemplo, en los bosques templados, si no se permite que crezcan los arbustos, las plagas de insectos empiezan entonces a alimentarse de los árboles jóvenes. Esto ha sucedido en muchos lugares donde se replantan árboles luego de que se haya limpiado un área. Entonces hay que usar grandes cantidades de insecticidas, contaminado el suelo y el agua y alterando todavía más el ecosistema natural. El término selva realmente se refiere a un bosque tropical en una etapa determinada en el proceso de sucesión. Debido a que el área alterada se encuentra expuesta al sol, las plantas crecen muy rápidamente. Los arbustos y lianas crecen abundantemente, y no llegan a ser tan altos como el bosque circundante.
En muchas áreas, ya que el suelo de los bosques pluviales es muy pobre, el corte repetido del bosque conduce a una degradación severa del suelo, y no ocurren más los patrones normales de sucesión. En lugar de volver a ser un bosque, el área se convierte en una sabana ya que no hay suficiente nutrientes en el suelo para sostener los árboles.